¿Qué hacer cuando el gatito llega a casa?

Todo depende de cómo veáis al gatito de nervioso o asustado, pero en principio es mejor que los primeros momentos esté en una habitación donde tenga el agua, la comida, el arenero y alguna camita y juguetes (procurad que la comida y el agua no estén demasiado cerca del arenero, pues los gatos son animales muy limpios). Si veis que el gatito está algo asustado y quiere esconderse, es mejor que lo dejéis en esa habitación bastante rato o incluso días. Pero si veis que no está nada asustado y lo que quiere es salir, podéis dejarlo salir de la habitación a echar un vistazo por donde quiera, siempre que la casa no sea muy grande, pues todavía es pequeño y puede no recordar dónde tiene su arena en el momento en que le entren ganas, así que en ese caso podéis llevarlo de vez en cuando a la habitación donde tiene sus cosas, para que vaya recordando.

También dependiendo del gatito querrá estar con más o menos compañía. Normalmente no quieren quedarse solos. Pero para un gatito que acaba de dejar su familia gatuna puede ser muy estresante estar en una habitación desconocida con 4 ó 5 miembros de la familia queriendo hacerle carantoñas. Algunos se lo tomarán muy bien pero otros se asustarán bastante. Así que según veáis su comportamiento así debéis actuar vosotros, con más o menos calma y con más o menos alboroto o ruidos.

Sobre la habitación que podéis escoger para sus cosas (comida y arena), pues ya depende de vosotros: un baño, cocina, lavadero, otra habitación. siempre que no tenga que recorrer media casa para llegar a ella. También puede tener la comida y la camita o rascador en una parte y el arenero en otra, quizás para el primer día mejor no, pero para después no hay problemas. También tenéis que tener claro dónde va a estar el gatito por las noches mientras dormís, no hay problema en que duerma con alguno de vosotros o que tenga que dormir en otro cuarto. Pero hay que tenerlo claro, para acostumbrarlo a ello. Si no queréis que duerma con vosotros, lo tiene que saber desde el principio. Quizás hasta que se haga con la casa (2 ó 3 días a lo sumo) podéis ser más permisivos, pero luego tendrá que quedarse fuera de vuestra habitación. Y si no os importa que duerma con vosotros pues a lo que tendréis que acostumbrarlo es a que a la hora de dormir se duerme, no se juega. Aquí duermen con nosotros y están acostumbrados a eso, por lo que no dan la lata por la noche. Pero en vuestra casa el gatito tendrá mucha más energía, pues no se pasa el día jugando con los hermanos. Así que hay que jugar con él un rato antes de dormir para que vaya cansado a su cama. De cachorritos son más juguetones, pero de mayores hasta nos "regañan" cuando nos vamos a levantar por la mañana porque ellos quieren seguir durmiendo!!

Si en casa tenéis más animales no se deben presentar de golpe. Si el otro animal es un perro mejor que cuando el gatito ya se sienta bien y confiado en su nuevo hogar se le pase a presentar al perro, hay que dejar al gato suelto nunca cogido en brazos, para que sepa que puede irse si él quiere. Normalmente entre un perro y un gato no suele haber mala relación, es muy probable que pasen el uno del otro o que poco a poco se vayan haciendo amigos. Sobre todo con perros pequeños o más grandes y que sean juguetones, con perros más agresivas o cazadores sí hay que tener mucho cuidado al principio, así que hay que hay que tenerlos vigilados hasta que podáis confiar en ellos.

Si lo que ya hay en casa es otro gato, la cosa puede ser más difícil, especialmente un gato bastante mayor que nunca ha tenido compañía felina, pero casi nunca es imposible. Pero para ello hay que seguir unas pautas de presentación exhaustivas, siempre viendo el comportamiento de ambos y actuando más o menos rápido dependiendo de la evolución. Lo más importante es que el gato que esté en casa sienta que "no pierde su trono", por lo que hay que prestarle a él más atención que al cachorro, que probablemente pasará del otro. Cada gato tiene su carácter y hay algunos que de primeras pueden tomar muy bien el tener un nuevo compañero y otros que pueden pensar que ahora tiene competencia. Por eso las pautas a seguir dependen de cómo vaya ocurriendo todo. Nuestra recomendación es tener preparada una habitación para el nuevo gatito, con un arenero, comida, agua, y alguna camita y/o rascador. Esta habitación no debe ser la preferida por el gato que ya está en casa, el debe poder estar en su casa con la máxima normalidad. Lo más probable es que el antiguo note la presencia del nuevo y vaya a oler tras la puerta, si se pone a bufar hay que intentar acariciarlo para tranquilizarlo o distraerlo. Cuando el gatito nuevo ya esté cómodo en su nueva habitación, lo podéis sacar de la habitación en su transportín para que el antiguo lo vea y lo huela, y observar la reacción del antiguo. Si se pone a bufar como loco, hay que calmarlo y en breve meter al nuevo en su habitación, si por el contrario el antiguo pasa o solo muestra un poco de curiosidad, podéis sacar al nuevo del transportín, mientras vigiláis al otro dándole alguna chuche en otro sitio para que lo vea de lejos. Nunca debéis tenerlos cogidos en brazos a ninguno de los dos, pues se sienten atrapados. Después del primer contacto, cada uno debe volver a su zona, y repetirlo varias veces. También se puede dejar al nuevo investigando la casa mientras el antiguo está en otra habitación, o intercambiarles los areneros y juguetes, para que huelan las cositas del otro. Este proceso será más o menos lento dependiendo de cómo se lo tome el gatito antiguo, si se lo toma bien desde el principio no es necesario que estén muchos días separados. Pero si se lo toma mal, es mejor no tener prisa, una mala experiencia puede llevar muchos problemas futuros. Y recordad, que debéis dar dosis extra de mimos al antiguo para que no coja celos.

Cosas que hay que preparar antes de la llegada o tener en cuenta:

1) Comida: Pienso para cachorros de alta gama y algunas latitas o sobres también de alta gama y sólo como suplemento algunos días.

2) Arena/Arenero: Hay muchos tipos de arena, nosotros recomendamos la aglomerante, pero se pueden usar otras. Nosotros usamos usábamos areneros cerrados, pero no les ponemos la puertecita porque puede no gustarle a algunos gatos y prefirieren buscar otros sitios para hacer sus cositas, así que mejor no arriesgar ;-)

3) Rascadores/Camitas: Las camitas, iglús, etc. que les tengáis os las van a agradecer, pues usaran una u otra dependiendo de lo que les apetezca, pero casi siempre les gustan. Es muy importante tener uno o dos rascadores, ellos están acostumbrados a usarlos, y de esta manera siempre lo tendrán disponible para usarlo para sus uñas, para estirarse, para jugar, para dormir, etc. Y con esto y una buena educación ;-) nunca tocarán sofás, sillones o cortinas.

4) Peines: Nosotros usamos un peine de púas giratorias y una carda blanda con las púas protegidas. Basta con usarlo de vez en cuando, un cepillado semanal estaría estupendo para que no suelte muchos pelos, pero al ser de pelo semi-largo no graso, incluso si por alguna razón no lo cepilláis durante 2 ó 3 semanas casi seguro que no se hará nudos el pelo (depende también muchas veces de lo largo que lo tenga el propio gato y de lo limpio que sea). También se puede usar con algún champú en seco en polvo para darle de vez en cuando.

5) Limpieza (ojos, oidos, uñas, lavado, ...):

Los ojos se los podéis limpiar muy de vez en cuando (ni siquiera una vez a la semana) con suero fisiológico y unas gasitas humedecidas un poquito en suero. El resto de días si tiene legañitas secas, con una gasita o con las manos bien limpias podéis quitárselas fácilmente.

Los oídos normalmente no suelen tenerlos muy sucios, así que muy de tarde en tarde, si veis que es necesario podéis hacerle una limpieza con unas toallitas que hay especiales para los oído.

Respecto a las uñas, es bueno acostumbrarlos a cortárselas (con un coratuñas especial) una vez cada 3 o 4 semanas. Si no se deja podéis intentarlo mientras duerme, se dejará cortar alguna más ;-)

Nosotros solemos bañarlos más a menudo por el tema de las exposiciones, pero en principio no hace falta mucho si no se ensucian. Pero bueno, en caso de que necesitéis darle un bañito en alguna ocasión, no está mal haberlo bañado antes para que se acostumbre. Mejor hacerlo entre dos, así uno podrá sujetarlo en el bidé, en el lavabo, bañera, etc (es mejor un sitio donde podáis hacerlo bien, y no le mojéis la cabeza, oídos, ni ojitos). Lo más importante es secarlos muy bien, aunque no les gusta el secador :-(

6) Juguetes: Hay de todos los tipos, sus favoritos son los ratones y pelotitas blanditas. También los plumeros y las cañas (que llevan algún juguete atado a alguna cuerda, OJO!! estos juguetes no se los deberíais dejar nunca a ellos solos, porque pueden liarse y asfixiarse). Es muy bueno jugar con los gatitos, sobre todo cuando son cachorros y si no tienen otros animales con quien jugar, pues hará que descarguen su energía y no estén inventando travesuras nuevas. Los birmanos son gatos tranquilos pero un cachorro es siempre un cachorro y necesita diversión y satisfacer sus instintos salvajes felinos como cazar un ratón o perseguir un plumero.

7) Protección de Venanas (mosquiteras, rejillas, ...): Le hemos dedicado un apartado especial a esto, que podéis ver aquí.

8) Desungulación o Quitar las uñas: Nosotros PROHIBIMOS esta operación en nuestro contrato porque nos parece una completa salvajada y no entendemos como muchos veterinario se prestan a hacerla (suponemos que por dinero, igual que eutanasian a un perro o aun gato sano porque los dueños se han cansado de el). La desungulación comúnmente se conoce como extirpación de las uñas, pero no es así. Es la amputación tanto de las uñas como de la primera falange de cada dedo de las manos anteriores de los felinos. Esta operación está prohibida en algunos países porque es muy perjudicial para el gato tanto psicológicamente como físicamente ya que a veces el post operatorio es muy malo.