¿Puedo tener una camada con mi gatito o gatita de compañía?

No, todos nuestros cachorritos de compañía se entregan con el compromiso (firmado por contrato) de que serán esterilizados antes del año de edad y no podrán criar bajo ninguna circunstancia, por lo que no entregamos la transferencia del pedigree hasta que nos nos manden un certificado del veterinario que lo ha esterilizado.

Sólo vendemos gatitos de cría (con unas cualidades específicas para cría y a un precio mayor que los gatitos de compañía) a criadores registrados en una asociación felina y con la misma política de cría que nosotros (no jaulas, no explotar hembras, convivencia familar, no encerrar a los machos y muchas otras cosas que consideramos dentro de la ética de todo buen criador). Nosotros miramos mucho antes de dar un gato de cría a un criador, porque queremos que el gatito viva como lo haría como nosotros y además no damos cualquier gato como gato de cría.

Los gatos de crías tienen que tener ciertas características y nosotros ante la duda preferimos no destinarlo a la cría si no darlo a una familia para compañía y que viva como un castrado feliz. Criar no es juntar dos gatos cualesquiera, hay mucho más detrás, consanguineidad, líneas de sangre, grupos sanguíneos, test de salud (víricos y genéticos), gatos aptos para cría (tanto en salud y morfológicamente), complicaciones del parto, tiempo para atender la camada, etc, etc.. Aquí hay un enlace que explica alguna de las cosas y aunque está enfocado para persas sirve para los birmanos y otros gatos igualmente http://pandecats.com/x/just-one-litter-SP.shtml

La cría de gatos de raza responsable tiene como finalidad mantener y mejorar las razas de gatos y dar la posibilidad a la gente de tener un gato con ciertas características físicas y de carácter especiales, por lo que no todos los gatos son aptos para criar. Estos deben tener ciertas cualidades lo más cerca posible del estándar de la raza para seguir preservándola. Con la cantidad de gatos abandonados que hay en la calle o en las protectoras o asociaciones, el mejorar la raza es el único motivo admisible para seguir criando. Pero juntando un birmano con otro gatito, o dos birmanos de compañía no se contribuye a nada. Para juntar dos gatitos cualesquiera ya se juntan ellos en la calle.

Entendemos que el primer impulso es querer tener un hijo de tu gatita/o en un futuro, pero qué pasaría con los demás cachorros? Y si lo que quieres es tener la experiencia de tener cachorritos, las protectoras o asociaciones recogen a menudo hembras embarazadas a las que les buscan una casa de acogida temporal donde la gatita tendrá a sus cachorros y luego se darán en adopción. Así que siempre hay posibilidad de tener gatitos bebés en casa y además ayudar a una mamá sin hogar. Nosotros mismos lo hemos hecho y los cachorritos ahora viven en casas felices y la mamá en casa de nuestros padres. Conocemos y colaboramos con algunas asociaciones de adopción felina, si queréis que os pongamos en contactos con elllos siempre podéis preguntarnos.

Por otro lado, nosotros que tenemos gatos sin esterilizar y otros castrados, sabemos de primera mano, que un gato vive mucho más tranquilo estando castrado y para los dueños también es más cómodo tener un gato castrado, y en cuanto nuestros machos o hembras acaben su etapa reproductiva los castraremos sin ninguna duda y vivirán en nuestra casa felizmente castrados sin hormonas que los alteren. Puesto que por ejemplo en el caso de las hembras, además de que en los celos se ponen bastante pesadas maullando por la noche y no permitiendo a los dueños dormir, pierden pelo y peso y si tienen muchos celos seguidos sin ser montadas por un macho, es muy fácil que aparezcan problemas en el útero (piometras) y haya que operarlas y esterilizarlas de urgencia. En cambio castradas están mucho más tranquilas sin cambio de comportamiento debido a las hormonas y más gorditas y peludas. En los machos no castrados, no se dan problemas de salud, pero también pueden perder mucho peso y pelo. Además lo peor es que se dan problemas de comportamiento, ya que pueden marcar con pis todas las partes de la casa y maúllan sin parar llamando hembras. Esto no es nada agradable, el olor a marcaje es muy difícil de quitar y una vez que un macho empieza a marcar la esterilización no siempre asegura que deje de hacerlo. Por eso recomendamos que los 6 meses es una edad buena para castrarlos, ya que son suficientemente mayores pero aun no tienen el comportamiento de un adulto.

Nota: Esta sección expresa única y exclusivamente nuestra opinión personal sobre este tema, aunque respetamos todas las opiniones.